S.O.S Mujer

Qué reemplazos hacer en la mesa navideña para no engordar

Todos los años lo mismo, después de las fiestas navideñas la balanza pasa factura, ¿qué estrategias aplicar para que en 2017 no suceda lo mismo?

12/05/2017

La mesa navideña estalla de calorías; en primer lugar, porque con entrada, plato principal, postre y las delicias típicas de esta fecha (turrón, pan dulce, etc.) se come más de la cuenta. Además, la mayoría de los alimentos que se consumen son calóricos y ricos en grasas. La idea no es pasar las fiestas a semillas y agua como un monte tibetano, pero sí hacer algunos reemplazos simples para no desesperarse el 2 de enero cuando el botón del pantalón no cierre.

Moderación
El paradigma vigente en nutrición es que no hay alimentos prohibidos y otros permitidos, los que son altamente calóricos pueden consumirse con moderación, no es necesario rechazar el vitel toné que con tanta dedicación preparó tu tía, pero sí comer solo una porción pequeña.
Además, conviene llenar la mesa de guarniciones de baja densidad calórica, es decir muchos vegetales para estar satisfecha sin ingerir muchas calorías.

Menú fit
Karen Vanesa Cámera, licenciada en nutrición y especialista en nutrición deportiva, comparte algunos tips para hacer del menú navideño fit.
A la hora de las entradas, recomienda “las que son a base de fiambres magros (pavita, jamón cocido natural, lomito de cerdo). También valen los bastones de vegetales. Para aderezar hay que elegir mayonesa reducida en grasa o quesos blancos descremados y hierbas”, señala la especialista.
De principal “carnes magras grilladas o al horno con ensaladas variadas con vegetales frescos y frutas.  Y como postre se puede elegir ensalada o espuma de frutas, copa de frutillas con crema reducida en grasas”.
Pero la sobremesa no tiene reemplazo, “las frutas secas, confituras y pan dulce son alimentos por demás hipercalóricos, así que la recomendación más adecuada en este caso es la moderación”, indica Cámera.

El día después
La teoría de la compensación es como la mentira, tiene patas cortas. De nada sirve darse un panzazo de calorías y después pasar hambre tres días, ya que no soluciona el exceso de peso.
“Ni los ayunos, ni las “comilonas” son estrategias saludables, recordar que el espíritu de las fiestas es llenar el corazón y no el estómago”, indica, pero da una ayuda, “si hubo excesos, al otro día ayuda realizar alguna actividad física como caminar o andar en bicicleta”.
El movimiento siempre es un aliado.

Periodista especializada en Lifestyle, con diez años de trayectoria en medios gráficos de Argentina y Latinoamérica. Finalista Premio Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a la excelencia periodística 2015. Podés leer más artículos de Paula en Instagram: @paubande

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...