S.O.S Mujer

¿Quién es Susana Balbo, la mujer más influyente del mundo del vino?

Además de ser una de las grandes emprendedoras argentinas y la primera enóloga recibida del país, fue elegida para liderar el Women 20. El desafío de la equidad de género en el mundo de los negocios.

05/15/2018

Nacida en una familia tradicional -como ella misma define-, Susana Balbo se hizo lugar en un ambiente liderado por hombres: el mundo del vino. Desafiando las convenciones sociales de la época, en 1981 se convirtió en la primera mujer que se recibió de enóloga en el país.

Con más de 30 años dedicados a la vitivinicultura y al frente de su propia bodega Susana Balbo Wines, fue una de las protagonistas de la transformación del malbec en Argentina y se posicionó como una de las grandes emprendedoras del país.

Bautizada como “la primera dama del vino”, hoy le toca maridar su carrera con una nueva apuesta: liderar el Women 20, uno de los siete grupos de afinidad del G20.  Desde ahí, asegura que afrontará uno de sus mayores desafíos: que haya conciencia plena de que “hay que facilitar a la mujer el poder tener una vida familiar junto con una vida profesional productiva”.

  • ¿Cómo creés que se puede cambiar esa realidad?

Ese es el mayor desafío de todas las mujeres.  Para esto es necesario flexibilizar las jornadas: por ejemplo que sean más cortas, o terminar el trabajo desde sus casas, o que la mitad de la jornada sea en el lugar de trabajo y otra mitad en la casa, o algunos días en la bodega y otros días no, etcétera.

Fue la primera mujer que se recibió de enóloga
  • ¿Qué necesidades sentís que tienen las mujeres hoy?

La mujer necesita que haya una posibilidad por parte de las empresas de facilitar centros de cuidados para niños, de que hayan lactarios, o licencia por maternidad extendida, o reserva del cargo si decide dejar la el trabajo por unos meses o un año para poder cuidar a su hijo que pueda retornar a su trabajo en igualdad de condiciones y no que pierda el trabajo por tener que salir por el cuidado de sus hijos.  Estos son desafíos muy importantes porque significan un cambio cultural, cambios que llevan muchos años y que va a tomar muchos más si no se llevan a cabo algunos procesos de aceleración, que son los que estamos estudiando para proponer en octubre en nuestra cumbre del W20.

Mientras la mujer tenga que elegir entre su carrera o construir una familia, le va a costar más llegar a los puestos de decisión

  • ¿Te sorprendió el nombramiento?

Sí,  porque no sabía ni siquiera que existía el Women 20. Pero es apasionante a medida que vas conociendo todo lo que se puede hacer, la manera en que se puede influenciar y la forma en que se gana conocimiento cuando se toma conciencia sobre los problemas de las mujeres en diferentes partes del mundo. Significa algo muy importante para el enriquecimiento de mi propia vida.

Junto a sus hijos Ana y José Lovaglio
  • El mundo del vino siempre se caracterizó por ser un ambiente liderado por hombres. ¿Hoy existe equidad de género? ¿Qué cambió?

Es difícil evaluar si existe equidad de género o no en el mundo vitivinícola porque, en general, las mujeres no denuncian si sufren de discriminación. Sin embargo, la realidad es que hay una gran cantidad de mujeres trabajando en una segunda o tercera posición en bodega y son muy pocas las que acceden a ser primeras enólogas o cabezas de equipos de enología. Esto no sé si es un tema de discriminación o es simplemente el hecho de que la mujer, cuando elige ser madre tiene limitaciones en cuanto su tiempo y disponibilidad; y muchas veces en nuestra carrera en la vitivinicultura, el trabajo exige una dedicación muy profunda, especialmente en la época de cosecha.

La presencia de mujeres en directorios genera entre un 7 y un 10% de mayor rentabilidad que en directorios sólo de hombres

  • Para vos, ¿cuáles son las grandes virtudes de una mujer al frente de una empresa?

Una es el trabajo en equipo: la mujer tiene la posibilidad de armar equipos más sustentables, con visiones amplias del negocio, tanto desde el punto de vista de la producción como de la creatividad en cuanto al tipo de negocios que se va haciendo, como se presentan o que segmento de negocio se abarca. Está probado que cuando en los puestos directivos de la empresa hay como mínimo un 30% y de mujeres en los directorios, aumenta la lealtad de la de la gente para con la empresa y que hay menos rotación de personal. 

 

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...