S.O.S Mujer

6 preguntas que deberías hacerte antes de terminar una relación

06/16/2017

Cuando ves que las cosas no van bien y no estás segura de continuar con una relación de pareja, lo normal es que surjan un montón de dudas, preguntas y pensamientos al hacer balance de pros y contras. Más allá de los sentimientos, es importante poder hacer una evaluación de todos los factores que intervienen para poder tomar la mejor decisión. No es de lo más grato vivir una separación y tal vez, sin darte cuenta, podés estar cometiendo un error y confundir el final con una crisis.

Acá te enumeramos una serie de preguntas para hacerte a vos misma si te encontrás en esta circunstancia:

1. ¿Por qué quiero terminar esta relación?

Podrías enumerar la serie de motivos (si hay más de uno) por los que querés separarte. Ya sea porque es muy celoso, porque no podés confiar en él, porque tienen muchas peleas o distintos intereses, es importante saber a la perfección la razón por la que, según tu perspectiva, no va más.

2. ¿Cómo será mi vida después de la separación?

Estar preparada para un proceso de duelo también es un punto a tener en cuenta, ya que existen muchas personas que reaccionan impulsivamente ante una discusión y no preveen esto. Entender que hay que transitar un lapso de despego y dolor por la pérdida, más si viven juntos y tienen que mudarse, hará que te tomes más en cuenta la planificación de esta etapa post rompimiento.

3. ¿Me interesa su esencia, su personalidad y sus objetivos en la vida?

Muchas personas a veces pasan por alto esta cuestión a la hora de evaluar si la persona con la que están es lo que quieren para su vida. Si realmente podés ver en el otro una personalidad que te guste y con la que estés cómoda (por más que sea difícil de manejar), y comparten o al menos sus objetivos de vida son compatibles, entonces seguramente podrán resolver otros problemas no tan esenciales o de raíz.

4. ¿La paso más mal que bien?

Si sacando el costo/beneficio de la relación, el resultado da que son más los momentos feos que los disfrutables, entonces es posible que estés tomando la decisión correcta. Nadie está en pareja para pasarla mal, la relación debe ser un espacio de refugio y contención y no de conflicto o de sufrimiento.

5. ¿Me voy a arrepentir?

Lamentablemente, esto nunca lo sabemos. Pero sí es posible hacer una prospectiva teniendo en cuenta lo sucedido en el pasado. Si ya cortaron más de una vez, por ejemplo, o si te pasó algo parecido en otra relación y después quisiste volver y era demasiado tarde, o volvieron pero las cosas no eran como antes. Si podés prever de entrada que lo vas a lamentar, entonces lo mejor es no arriesgarse, enfriarse y tratar de solucionar los problemas teniendo una charla madura y amena.

6. Los problemas que tenemos, ¿son solucionables?

La frase “todo tiene solución menos la muerte”, es algo cierto, aunque a medias. Si bien algunos problemas (o muchos) tienen solución en una relación amorosa, otros son bastante difíciles de sobrellevar. Por ejemplo, una separación previa que nunca sanó, un rencor de alguno de los dos por algún error del otro o bien una infidelidad. Y por supuesto, la falta de amor. Si se acabó o se agotó, lo cual hoy en día es bastante corriente en las parejas, el amor es muy difícil de recuperar. De todas maneras, no quiere decir que todos los problemas puedan solucionarse mientras haya amor. A veces también se necesita voluntad de ambos lados, entendimiento y compatibilidad.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...