S.O.S Mujer

Permitidos en vacaciones: ¿Sí o no?

Para esta época en la que nos llenamos de “licencias”, una especialista nos cuenta cuáles son sus ventajas y desventajas. Claves para comprender esta conducta y saber qué hacer en marzo.

02/26/2018

Es una postal fija: en vacaciones solemos darnos más permitidos que en el resto del año. Pero, ¿por qué? Según explica la médica nutricionista Andrea Miranda, esto se da porque estamos más relajados y perdemos todas nuestras rutinas: nos despertamos y nos vamos a dormir más tarde, a veces no hacemos las cuatro comidas diarias y lo hacemos fuera de los horarios habituales, picoteando alimentos generalmente de alto valor calórico.

“Como las dietas en el inconsciente colectivo están asociadas al sacrificio -aunque esto no debería ser así si están supervisadas por un profesional- en la época de descanso queremos liberarnos de todo lo que supone un esfuerzo”, afirma la directora de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI) y nos cuenta algunos puntos importantes a tener en cuenta.

1. Enfocarnos en la calidad de los alimentos
Si durante el resto del año incorporamos de forma progresiva hábitos alimenticios saludables, es más fácil mantenerlos durante las vacaciones también. Nuestro foco debe estar en la calidad de los alimentos y en la organización para no tentarnos con la enorme oferta de comida poco saludable que abunda en la época estival.

2. Entender que los permitidos son necesarios
Dentro de lo que es un plan de alimentación equilibrado, los permitidos son una regla. Siempre es bueno darse un gustito, lo que no debemos es perder el control sobre ellos y poder volver a nuestra rutina alimenticia sin perder el ritmo después de las vacaciones. En este punto debemos estar atentas a no caer en excesos y a saborear y disfrutar cada bocado de lo que comemos, porque la clave está en disfrutar.

Siempre es bueno darse un gustito, lo que no debemos es perder el control

3. ¿Y en marzo qué hacemos?
La primera recomendación es no desesperar. Esto incluye no caer en dietas milagrosas que prometen resultados en poco tiempo porque no fomentan los hábitos saludables a los que apuntamos y, en general, provocan un efecto rebote: en el mediano plazo se termina engordando más de lo que se baja en el momento.

  • Respetar las porciones y calidad de nuestra comida. Debemos incorporar vegetales y carnes magras que nos van a dar más saciedad, así como también reducir el consumo de harinas.
  • Reorganizarse con los horarios. Durante las vacaciones, solemos omitir el desayuno y saltear comidas. Es muy importante volver a incorporar las 4 comidas principales con opción de dos colaciones si es necesario.
  • Compras saludables. Ir al supermercado y abastecernos de alimentos saludables, frutas, verduras, carnes magras, legumbres, yogur, cereales integrales, también es una recomendación a la hora de volver a un peso saludable.
  • Retomar la actividad física. Esto permite canalizar tensiones, mejorar nuestra actividad cardiovascular y perder calorías. Se aconseja el aeróbico para perder calorías; yo recomiendo caminar, correr o trotar, la natación o el spinning.
  • Volver a un plan de alimentación equilibrado, balanceado y ordenado. Esto nos permite estar saludables, no solo perder los kilitos que ganamos durante nuestras vacaciones. Es decir, nos ayuda a mantenernos con salud y a evitar los excesos que nos llevan a hábitos que la deterioran y nos hacen ganar kilos de más.

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...