S.O.S Mujer

Cómo identificar a una pareja tóxica

07/14/2017

Por Estefanía Lisi

El término “tóxico” ´se usa muy frecuentemente hoy en día para hacer referencia a una pareja o a una relación. Desde que Bernardo Stamateas lo utilizó para titular su libro “Gente Tóxica”, psicólogos y profesionales de la salud lo han replicado en sus estudios y análisis. Pero, ¿de qué se trata exactamente una relación tóxica y cómo podemos hacer para detectar si nuestra pareja lo es?

Empecemos por presentar sus diferentes definiciones. Para la psicoterapeuta Dolores Velázquez, “el ‘amor tóxico’ es el sentimiento creado dentro una relación de pareja en la que una o las dos personas que la forman padecen más sufrimiento que placer al estar juntos”, según explica en su artículo publicado en cuidatusaludemocional.com.

“A veces el amor puede elegir la vía equivocada para expresarse. Lejos de crecer juntos, ambos se plantan en una lucha sin cuartel y parece que se odiaran en vez de amarse. Hay un desmesurado deseo de posesión por parte de uno de los miembros de la pareja, que se encuentra con una persona sumisa, o bien, con alguien rebelde que lo enfrenta. Pero todo se basa en la desvalorización del otro”, detalla la psicóloga Beatriz Goldberg, autora del libro “Parejas tóxicas” en una nota publicada en Infobae.

Por otro lado, la psicóloga emocional Ciara Molina indica en su sitio web que “si a veces preferirías no estar con esa persona porque te hace sentir mal, porque tu vibración cambia, porque te alterás hasta puntos que nunca creíste llegar; si te sentís manipulado cuando utiliza los sentimientos de culpa, sarcasmo o ironía para contradecirte, si sentís que no mereces ese trato pero no podés poner fin a esta relación, entonces estás atrapado en una relación tóxica. Los miembros de una relación se ven sometidos a un gran desgaste emocional con el objetivo de convencerse a ellos mismos que pueden salvar esta unión “.

Signos de que estás en una relación tóxica

Según Infobae, estos pueden ser algunos de los indicios de que tu pareja es dañina:

  • Competencia encubierta: cada vez que le vas a contar algo, te doblega en lo que hizo y le resta importancia a tu logro. Por ejemplo, si te ofrecen un trabajo nuevo o un día tu jefe te felicita por un mérito, él te dice que “no es nada del otro mundo”. El objetivo es que te sientas mal y no disfrutes de las cosas buenas que te suceden.
  • Momentos de indiferencia: pasa de un extremo al otro; de estar todo el tiempo pendiente de vos a hacerte un vacío total, con el único fin de inquietarte.
  • Es controlador/a: está al tanto de todos tus movimientos, analiza cada cosa que hiciste o le contaste, sospecha que lo engañaste o que hiciste algo malo si no logró saber dónde o con quién estabas. Por ejemplo, cuando te llega un mensaje quiere saber de quién es, al instante.
  • Juega al detective y al acusado: busca bajarte la autoestima de cualquier modo porque él/ella la tiene baja y siempre te hace sentir que estás en falta. Un ejemplo de esto es que resalte las cosas que no le gustan de vos y las use como un ataque.
  • Tiene enemigos imaginarios: sus enemigos son todas aquellas personas que te pueden reforzar la autoestima, como tu familia, carrera, trabajo, amigos, etc.
  • Busca darte celos: además de controlarte y celarte, en vez de inspirarte confianza y tranquilidad, doblega la apuesta y busca hacerte enojar. Chequea todo el tiempo su celular y lo mira de manera socarrona. Se hace el/la misterioso/a para que entres en pánico, te enojes y poder acusarte de celosa/o (o sea, proyectar sus propios miedos en vos). De esa manera, estarían equiparados.
  • Siempre da vuelta las cosas: si le contás algo que te pasó, tendrás la culpa de lo sucedido. Si alguien te llamó y le hacés un comentario, seguramente no le importará el motivo de la llamada sino que te hará un interrogatorio de por qué esa persona tenía tu número, cuándo se lo diste, etc. Por supuesto, terminará enojado/a y la culpa será exclusivamente tuya. Claro que hasta espera que le pidas disculpas.

Tipos de relaciones tóxicas y las personalidades

Dolores Velázquez clasifica las relaciones de este estilo de diferentes maneras. Te mostramos algunas, a ver si te suenan familiares…

Avariciosa: la pareja usa el dinero como un arma para poder tomar ventaja en la relación.

Interesada: valora el dinero, el éxito profesional, la fama o la posición social de su pareja mucho más que los sentimientos.

Vanidosa: es aquella que busca dar celos haciéndose la misteriosa o inventando historias para que pienses que otras personas están interesadas en ella, pero después se enoja y te acusa de manifestar celos infundados.

Manipuladora: miente y cambia la realidad en búsqueda de su propio beneficio.

Insegura: se muestra amenazado constantemente con respecto a personas del mismo género.

Superficial: evita cualquier diálogo profundo.

Victimista: argumenta que tuvo una vida muy difícil y que debés ayudarla.

Neurótica: sufre grandes y constantes cambios de humor.

Cómoda: rechaza el avance o la mejora de la relación.

Egoísta: subestima y anula los logros de su pareja.

Periodista curiosa e interesada en temas relacionados a estilo de vida, tendencias y vida saludable.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...