S.O.S Mujer

Estrés postvacacional: cómo enfrentar el regreso a la rutina

Compartimos algunos consejos para que el regreso a la rutina no te pegue -tan- mal

02/19/2018

Los brasileños tienen un término -que no tiene traducción al español- para referirse a esa añoranza que se siente tras las vacaciones o luego de que finalice una bella etapa: saudade. Sentir esa “saudade”, las ganas de volver a ese lugar donde se fue feliz, es lógico y esperable, pero la situación toma otro cariz cuando se transforma en depresión, ansiedad e irritabilidad.

“Hoy día, es más que frecuente encontrar en nuestras consultas a pacientes que explican que su problema comenzó un tiempo luego de las vacaciones, que están nerviosos, angustiados y sobresaltados, todo les preocupa, transpiran mucho, tienen taquicardia y problemas para dormir”, explica la Licenciada Gabriela Martínez Castro, directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA).

Muchas veces, las personas sobredimensionan el efecto de las vacaciones y creen que, tras el descanso, se pasarán todos los síntomas de estrés, pero eso no siempre sucede, ya que unas semanas en modo off no pueden solucionar un problema de base.

El nerviosismo generalizado, la irritabilidad, la depresión y síntomas físicos, como las molestias estomacales, la fatiga y el sueño, pueden presentarse después de las vacaciones y se enmarcan en lo que se conoce como trastornos de ansiedad.

“Es altamente probable desencadenar un trastorno de ansiedad generalizada luego de un período de descanso, como lo son las vacaciones, cuando el individuo vuelve a tomar contacto con las obligaciones cotidianas. Este tipo de trastorno podría ser el que merece el nombre de estrés post-vacacional”, asegura Martínez Castro; pero advierte “no cualquier persona puede sufrirlo, hay que tener una predisposición genética, contar con un elemento estresante que actúe como desencadenante y haber crecido dentro de un entorno ansioso y sobreprotector”.

Para prevenirlo, la experta recomienda destinar tiempo al ocio y a la recreación, aun cuando la agenda esté cargada de obligaciones. Otro factor que ayuda es realizar actividad física al menos tres veces por semana y tomarse varios descansos cortos a lo largo del año.

“Además, es necesario cambiar la visión negativa o catastrófica sobre los acontecimientos por suceder, reemplazando esa mirada, por otra más realista y mesurada a la hora de evaluar la realidad”, indica.

Claro que, si la situación de estrés se vuelve incontrolable, es necesario consultar a un especialista, ya que puede avanzar hasta volverse incapacitante para quien lo padece.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...