S.O.S Mujer

“El año que viene arranco”, ¿Te suena?

Desde el gimnasio o la dieta, hasta dejar de fumar o una nueva carrera. Tres consejos para convertir en realidad esas promesas (incumplidas) que hacemos en diciembre.

12/27/2017

“El año que viene entrego la tesis”, “En enero empiezo el gimnasio”, “En marzo me inscribo” o la tan trillada “El lunes arranco la dieta”… Y la lista sigue. Te suenan estas frases, ¿no?

La realidad es que no estás sola: estamos transitando la temporada alta de “patear” las promesas hacia adelante y, así como vos, son varias las que están en tu misma situación. Cuando el calendario marca que estamos en diciembre, con todo su significado de fin de ciclo a cuestas, esta fecha se convierte en la excusa perfecta para dejar para el año que viene muchos de esos proyectos o metas que querés cumplir.

Ante esto, la gran pregunta es: ¿Cómo podemos revertir esta tendencia? Prestá atención a estos consejos y convertí en realidad esas promesas que te solés hacer en diciembre.

1. Planteate metas claras y alcanzables

Para no fallar en el intento, siempre es más práctico y motivador plantearse objetivos claros y sencillos. Según remarca el investigador y psicólogo Richard Wiseman, es más fácil lograr los objetivos si se dividen en pequeñas metas. De esta manera, se crea un proceso “paso a paso” que actúa a nuestro favor.

Por ejemplo, si querés bajar de peso en 2018, no te pongas como objetivo descender cinco kilos en un mes. La clave: empezar de a poco, con una fecha límite pero con una meta razonable.

De acuerdo con un estudio que realizó el especialista, en donde participaron más de 5.000 personas, plantearse grandes objetivos es, precisamente, una de las causas más comunes para rendirse.

2. Compartí tus planes

Según remarcan diferentes especialistas, otro factor que puede ayudarte es contarle tus objetivos a tus amigos, pareja o familiares. ¿Por qué? Básicamente, si uno comparte públicamente sus metas, por lo general cuesta más cambiar de idea.

De acuerdo a un estudio realizado por la Dominican University de California, más del 70% de los participantes cumplieron sus objetivos después de escribirlos y enviárselos a un amigo.  De los que no se lo contaron a nadie, sólo el 35% tuvo éxito con su meta.

Esta estrategia funciona porque no sólo se hace más difícil encontrar excusas, sino también porque los amigos y la familia son ese apoyo que uno necesita cuando las cosas se ponen difíciles.

3. Comprometete con tu meta y con vos misma

Una vez definidos los objetivos, la clave es intentar ser responsable y comprometerte con lo que querés conseguir. En el camino para alcanzar esa meta te vas a encontrar con problemas que te van a dar ganar de dejarlo todo. ¿Qué hacer en ese momento? Demostrá que sos persistente e intentalo de nuevo.

Además de confiar en vos y seguir conociendo más sobre esa meta a la que querés llegar, también tenés que ser valiente y afrontar tus miedos. Según remarcan los especialistas, es normal que aparezcan pequeñas dudas cuando tomás una decisión, pero eso es una buena señal: tus metas son lo suficientemente motivadoras como para continuar.

A no bajar los brazos: ¡Tenés 365 días por delante!

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...