S.O.S Mujer

Dormir poco y bajar de peso no van de la mano, ¿por qué?

04/25/2017

Además de llevar una alimentación poco sana, comer a horas desordenadas y hacer poco ejercicio, también el dormir poco puede influir en el aumento o mantenimiento del peso (si se busca bajar). ¿Por qué? ¡Enterate acá!

Un estudio elaborado por el Centro de Estudios en Psicobiología y Ejercicio de la Universidad de San Pablo reveló que existe una relación directa entre dormir mal y la incapacidad para bajar de peso. “El sueño es una función vital para la vida, como la presión arterial o la frecuencia cardíaca, ya que resulta crucial para el equilibrio del organismo. Durante el descanso se producen múltiples fenómenos muy activos. El sueño, a contrario de lo que muchos pueden pensar, no es para nada un momento pasivo”, indica Daniel Pérez Chada, jefe de la Clínica del Sueño del Hospital Austral, en una nota de Infobae.

Menos de 7 horas de sueño pueden ser perjudiciales

Por otro lado, una investigación realizada por el Centro de Nutrición Garaulet sobre una muestra de 1500 pacientes arrojó que, quienes duermen menos de 7 horas diarias, presentan un mayor grado de obesidad, según los resultados presentados en la revista científica “Journal of American Dietetic Asociation”. Además de la falta de sueño, estas personas se caracterizan por comer entre horas, “picar” alimentos basura y desistir antes de tiempo en un tratamiento de pérdida de peso. Estos indicios están relacionados con un gen reloj llamado “Period”, que modula las horas de sueño y los cambios de humor estacionales.

Cuando el reloj Period falla, provoca la falta de sueño, depresión y trastornos de comportamiento alimenticio, entre otros síntomas.

¿Por qué se puede engordar si no dormimos bien?

Durante el sueño se produce la liberación de la hormona del crecimiento, necesaria para la generación de nuevos tejidos. Los chicos son los que más cantidad de hormonas de crecimiento generan (al estar en una etapa de crecimiento muy rápido), por eso es tan importante que duerman más horas que los adultos. En las personas grandes también se genera una pequeña cantidad de hormona de crecimiento, especialmente en los deportistas que tienen un gran desgaste físico y necesitan regenerar las células musculares utilizadas, como señala un artículo de la revista Runners.

Chada explica que durante el sueño “entra en funciones la leptina, la hormona que inhibe el apetito mientras se descansa. De hecho, las personas que duermen pocas horas tienen una mayor tendencia a la obesida. El déficit de sueño interfiere con los mecanismos desde el apetito y la regulación de los niveles de glucosa hasta las conductas, la secreción de hormonas, entre otras, la hormona de crecimiento, melatonina, cortisol, leptina y además en los aspectos neurocognitivos y la memoria”.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...