S.O.S Mujer

De la nariz al corazón: el olfato, el más emocional de los sentidos

Melina Napolitano, creadora de Smell Me, nos cuenta cómo se relaciona este sentido con nuestros recuerdos.

06/21/2018

El hombre recuerda el 1% de lo que palpa, el 2% de lo que oye, el 5% de lo que ve, el 15% de lo que degusta… Y el 35% de lo que huele. ¿Por qué? Esto es debido a que el olfato es nuestro sentido más antiguo.

Al ser el sentido más primitivo de todos y el primero que usamos al nacer, logra que todas las conexiones queden grabadas en la corteza prefrontal de nuestro cerebro.

“Nuestro sentido del olfato, las emociones y la memoria están íntimamente relacionados”, afirma Melina Napolitano (31), comunicadora, apasionada por el sentido del olfato y quien estudió Perfumería en la Asociación de Químicos Cosméticos.

Con la bandera de “ir despertando narices por la vida”, hace dos años creó Smell Me, un proyecto innovador orientado a crear experiencias olfativas. A través de sus talleres experimentales busca que cada uno sea consciente del potencial del olfato y del canal directo que genera una conexión con los sentimientos, emociones y recuerdos más preciados.

Si las miradas hablan en un lenguaje que no existe y dicen más que mil palabras… hay en el aire tantas historias para compartir que a veces es solo cuestión de capturarlas ~ Taller Experimental Olfativo ~ romper con lo cotidiano y potenciar la creatividad a través de los sentidos #workshop #senseofstyle #smellmeargentina #friendships

A post shared by Smell Me (@smell_me_argentina) on

“Cuando trabajaba en el laboratorio oliendo todo el día me imaginaba como sería compartirlo con mis amigas, con mi familia, qué les pasaría. Lo comentaba en reuniones sociales y me di cuenta de que todas las personas tienen esa conexión especial con el sentido del olfato, pero que nadie se había detenido a darle su lugar”, afirma.

¿Cómo se puede aprender a oler? “Entrenando; oliendo y por asociación”, explica. Para ella, así como nos enseñaron los colores y la música en el colegio, las posibilidades de jugar con el sentido del olfato son infinitas y todo eso está en cada uno.

“Más allá del típico olor a pasto o a lluvia que nos gusta a todos, en los talleres se da un código común: empiezan a hablar del olor a lápiz o del olor de la cartuchera de los primeros años de la primaria. Esto demuestra cómo se puede viajar automáticamente a esos recuerdos y esas experiencias simplemente a través del olfato”, afirma Melina.

El olor de los hijos cuando eran bebés es otra de las asociaciones que suelen realizar los participantes cuando Melina les pregunta por su olor favorito: “Eso es algo que lo pueden reconocer tanto hombres como mujeres y es algo que me llama mucho la atención en los talleres”.

En su página web o en su Instagram podés conocer más sobre estas experiencias olfativas.

Próximo encuentro: “Hacer visible lo invisible”. 12 de julio. Malba Jóven.

“Hacer visible lo invisible”. ~ pintando con la nariz y el corazón ~ y todos comprendieron sin dudar cuál era la consigna ~ Taller Experimental Sensorial en @universidadcatolicaargentina Gracias por dejarme compartir esta idea loca de paleta de colores y aromas ~ junto a #plaviconconsmellme #becreative #scent #openlab #perfumarte #colors

A post shared by Smell Me (@smell_me_argentina) on

Periodista especializada en LifeStyle y Gastronomía. Escribe en diferentes medios gráficos y digitales. #Foodie. En redes: @gcarpineta

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...