S.O.S Mujer

Clean eating: en qué consiste la alimentación que mejora la salud y la figura

Suena a dieta, pero en realidad se trata de una forma de alimentación; es bastante simple de implementar y sus beneficios son holísticos; te contamos cuáles son sus principios.

07/02/2018

Hace tiempo ya que las dietas son cosas del pasado, hoy en día se prefieren estilos de alimentación que son sostenibles a largo plazo y compatibles con un aspecto clave de la comida: el social. En ese marco, se inscribe el clean eating.

A simples rasgos, se trata de un método que privilegia el consumo de alimentos naturales y sin procesar (frutas, vegetales, legumbres, etc.) y las cocciones simples (hervido, grill, etc.).

“Los alimentos que son 100% clean no tienen una lista de ingredientes, porque son un único ingrediente, como lo es una fruta o una nuez. Una alimentación clean está compuesta por comestibles locales y estacionales de alta calidad”, explica Hannah Frey en el libro “Clean Eating”, de editorial Albatros.

Por supuesto, también se da preferencia a los alimentos orgánicos. Otra premisa es la variedad, cada comida debe combinar carbohidratos complejos (arroz integral, pan integral, verduras, etc.) y proteínas.

Porciones

“Una lasaña integral con salmón, espinaca y crema es compatible con la alimentación clean, pero si una persona come una porción grande de este plato y además muches nueces y frutas puede aumentar de peso aunque la comida sea clean”, explica Frey, por eso este método también da importancia al tamaño de las porciones. En el libro, la autora -que también es nutricionista y profesora de power yoga- sugiere consumir al día: “3 puñados de verdura, 2 de fruta, 3 de proteínas, entre 2 y 4 de carbohidratos y 1 de grasas saludables”. Aunque aclara: “Escuchá a tu cuerpo y hacele caso a la sensación de hambre”.

Otro pilar es beber abundante líquido, entre tres litros de agua mineral o té sin azúcar. El café también está permitido, pero solo dos tazas diarias.

Snacks

En cuanto a los snacks que se enmarcan en este concepto, Frey señala que hay opciones rápidas y otras para cocinar. En el primer grupo figuran “las frutas, las frutas deshidratadas, los fruos secos, los bastoncitos de verdura -ideales para acompañar con humus-, etc.”. La segunda alternativa requiere de más tiempo, allí se inscriben las barritas caseras de almendra y quínoa, la crema de chía, el pochoclo casero, los chips de verdura, etc. Todas recetas que la autora comparte en el libro.
Además, hay lugar para los antojos, cuando el organismo pide algo dulce, la nutricionista recomienda “un trozo de chocolate con un 70% de cacao como mínimo”.

Según cuentan los cultores de este método, los beneficios no solo se dan a nivel de la figura, también aumenta el poder de concentración, la energía física y fortalece el sistema inmune.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...