S.O.S Mujer

Claves del asma, una enfermedad que crece

05/14/2017

El asma es una enfermedad bronquial que puede afectar a personas de cualquier edad. Según la Organización Mundial de la Salud, es la enfermedad no transmisible más común en niños y actualmente existen unas 235 millones de personas afectadas en el mundo. Chequeá esta nota si tenés sospechas de tenerla y no dudes en consultar a tu médico para empezar un tratamiento.

¿De qué se trata el asma?

Es una condición crónica que se caracteriza por manifestarse a través de ataques recurrentes de disnea y sibilancias, que varían en intensidad y frecuencia de una persona a otra. Los síntomas pueden aparecer varias veces al día o a la semana, y en algunas personas agravarse durante la actividad física o por la noche, según indica una nota del sitio web de la OMS.

¿Cuáles son los síntomas del asma?

Un artículo de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) indica que los signos de la presencia del asma en el organismo son los siguientes:

  • Tos: por lo general, la tos del asma es peor por la noche o en las primeras horas de la mañana, lo que genera un sueño intranquilo.
  • Sibilancias: son silbidos o chillidos que se producen al respirar.
  • Presión en el pecho: la sensación de que algo o alguien estuviera apretando el pecho.
  • Dificultad para respirar: algunas personas con asma dicen que les cuesta trabajo respirar o sienten como si les faltara el aire.

Sin embargo, no todas las personas que tienen asma presentan estos síntomas, y el hecho de tenerlos tampoco indica siempre la presencia de asma. El mejor método del que disponen los médicos para diagnosticar el asma consiste en realizar una prueba de función pulmonar, hacer preguntas sobre los antecedentes de salud del paciente (entre ellos el tipo y la frecuencia de los síntomas) y llevar a cabo un chequeo físico.

Los desencadenantes

Según Medline Plus, las causas más comunes o disparadores del asma son:

  •  Caspa o pelaje de mascotas
  • Ácaros del polvo
  • Ciertos medicamentos (ácido acetilsalicílico o aspirin y otros AINE)
  • Cambios en el clima (con mayor frecuencia clima frío)
  • Químicos en el aire o en los alimentos
  • Ejercicio
  • Moho
  • Polen
  • Infecciones respiratorias, como el resfriado común
  • Emociones fuertes (estrés)
  • Humo del tabaco

Las sustancias que se encuentran en algunos lugares de trabajo también pueden desencadenar los síntomas de asma, lo que lleva al asma ocupacional. Los disparadores más comunes son el polvo de la madera, el polvo de los granos, la caspa animal, los hongos o los químicos. Por otro lado, muchas personas con asma tienen antecedentes personales o familiares de alergias, como la fiebre del heno (rinitis alérgica) o eccema.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...