S.O.S Mujer

5 consejos imprescindibles para vender ropa usada

Seguí estos tips y aprovechá toda esa ropa acumulada en el fondo del placard para hacerte unos pesos extra.

08/20/2018

Ya sea para hacer espacio en el placard como para sumar unos pesos extra a tu billetera, desprenderse de esa camisa que venís usando hace un par de temporadas o de esa compra online que salió mal, la venta de ropa usada siempre es una buena alternativa.

Aunque la primera opción a la hora de soltar siempre es donar, si estás ajustada de plata y necesitás un extra, podés aprovechar toda esa ropa acumulada y convertirlo en un negocio. Para eso, es necesario tener en cuenta ciertos puntos:

1. Seleccioná las prendas
¿Qué ropa vender? Esa es la primera pregunta que tenés que hacerte. Sin importar donde decidas vender tu ropa usada, lo mejor es establecer altos estándares de calidad: seleccioná la que esté bien cuidada, sin rasgaduras ni manchas. Además, para optimizar su venta, elegí ropa acorde a la temporada y adecuada a su tipo de público.

2. Elegí cómo vender
Podés hacerlo en ferias americanas (ya sea en tu garage o en ferias ya establecidas) o de manera online a través de grupos de Facebook como Cheap to Cheap, uno de los más populares. El sistema es como cualquier página de venta online pero de manera privada: primero tenes que ser aceptada en el grupo, luego postear fotos de las prendas, precio, y lugar donde se entrega; por último, ponerte de acuerdo con el comprador para el intercambio.

3.Organizate: vender ropa lleva tiempo
Si vas a hacer la venta de manera online, tenés que ocuparte de sacar lindas fotos (si es posible con luz natural y fondo blanco), subirlas, responder preguntas, concretar la venta y, finalmente, hacer el envío o encontrarte. Si en cambio vas a venderla en algún local de consignaciones o feria americana, tené en cuenta que esto también implica ponerla a punto, llevarla y luego estar atenta a cómo retirar el dinero si tus prendas se vendieron.

4. Poné precios amigables
La clave a la hora de vender ropa usada es publicar tus prendas a buenos precios: pensá que si no hacés entrega en puerta, la compradora tendrá que costear el envío y esto encarece el producto. Para esto existe la “regla de un tercio”: cuando vendés ropa, generalmente se establece el precio en alrededor de un tercio del precio minorista original.

5. Dejá un margen para “regatear”
El mejor consejo es poner el precio de tu artículo un poco más alto de lo que quieres que se venda, esto permite a las personas “regatear” y que crean que tienen una “ganga” delante. Incluso podés tener suerte: a veces, cuando empleás esta táctica, las personas no negocian, por lo que terminas ganando más dinero del que tendrías si hubieras pedido el precio que querías.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...