S.O.S Mujer

4 tips para comprar juguetes de forma inteligente

A los juguetes hay que tomárselos en serio, ya que los niños los usan para simbolizar; te contamos cuáles son los sí y los no a la hora de comprarlos.

12/11/2017

Jugar es cosa seria; es que va más allá del entretenimiento, con los juegos los niños aprenden y transitan los conflictos de cada etapa. “Jugando los niños expresan sus sentimientos, sus preocupaciones y elaboran situaciones traumáticas”, indica la licenciada Nora Koremblit de Vinacur, psicoanalista especializada en niñez y adolescencia.
Para dar un ejemplo claro, los chicos que padecen problemas de salud suelen jugar al médico y “curar” a sus muñecos como los profesionales hacen con ellos.
La edad, solo un número
Cuando se trata de comprar un juguete, sobre todo en el caso de niños pequeños que todavía no piden, lo más común guiarse por la edad que aparece en la caja, pero eso no siempre alcanza. Es que más allá del momento evolutivo, lo principal es conocer qué le gusta al niño y elegir en función a eso.
Claro que en el caso de los menores de tres años sí es importante respetar la edad indicada en el envoltorio, ya que solo así los adultos tienen garantía de que el juguete es seguro y no contiene piezas pequeñas con las que el niño podría llegar a ahogarse.
Pero lo fundamental no se puede comprar, “No alcanza con darle el juguete que desde el mercado se ofrece como acorde a la edad, es necesario la interacción con el adulto. El juego debe compartirse con un adulto”, indica Koremblit de Vinacur.

Sin género
La época en la que las nenas jugaban con muñecas y los nenes con autitos quedó atrás. “Tanto la niña como el varón deben experimentar desde temprano con todo tipo de juguetes y que esto no marca a futuro su identidad de género. Por el contrario, cuanto menos estereotipados sean mayor libertad tendrá el niño de poder desplegar su propia bisexualidad, natural y normal en este momento del desarrollo”, explica la especialista miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).
¿Juegos violentos?
Muchos padres se preguntan si jugar con armas o espadas incita a la violencia. Para Koremblit de Vinacur, “las armas son un juguete más. Si partimos de la base que el jugar implica proyectar los propios impulsos del niño, las armas de juguete, como cualquier otro de la misma característica, ayuda a poner de manifiesto de un modo simbólico los impulsos hostiles del niño dándole la posibilidad expresarlos a través del juguete y no de un modo directo sobre otro par o un adulto”.
Además, el objeto en sí mismo no es tan importante como los valores que involucra; una pelota o un juego de mesa, por ejemplo, también pueden inducir a la violencia si el único objetivo es ganarle al otro. 
Algunas teorías

Pedagogías como la Montessori plantean que los juguetes que fomentan la pasividad en el niño atentan contra su desarrollo, por eso deben ser lo menos resolutivos posibles, nada de luces, música o muñecos que caminan y hablan.
La idea es que puedan interactuar con los juguetes y que estos los ayuden a realizar alguna habilidad, desde hablar hasta encastrar.
Además, se sugiere que estén hechos con materiales nobles como la madera.

Staff de profesionales y periodistas que recopilan información útil para la mujer: belleza, moda, salud, sexo, astrología, manualidades, fitness y tutoriales para verte más bella por dentro y por fuera.

ÚLTIMAS NOTAS

Loading...